martes, 21 de enero de 2014

21 de enero de 2014. QUEDAMOS EN: LA BUHARDILLA





Siempre quise vivir en una buhardilla.
Me parecía el colmo del romanticismo y lo más parecido a ver los tejados de París, el horizonte....
Imaginaba cojines por el suelo, mucha madera, una chimenea...
Y de repente apareció ella.
Con su plano imposible, con su caída de 3.50 a 0.50 metros,  los tejados al alcance de la mano, las vistas al horizonte...
No tiene chimenea (todavía) y los cojines están por el suelo siempre (pero esa es otra historia)
Amueblarla fue, y sigue siendo, un ejercicio de aprovechamiento supremo: hay que adecuarse a la falta  de paredes altas,  a los rincones, a la falta de ventanales grandes y sobre todo adecuarse a los golpes.
Estamos curtidos cranealmente...

Recuerdo el primer día que llegamos.
Para Alonso, por entonces tenía 3 años, entrar en aquel lugar lleno de rincones y paredes en caída fue como entrar en un mundo secreto de guaridas...
Cada hueco era una cueva donde vivir una aventura.
Para los niños las buhardillas tienen mucho encanto. Son como las casas que dibujan con los techos a dos aguas con esa sensación de seguridad y recogimiento.
Y es algo que perdura con el tiempo.

*****



 La buhardilla que he elegido para esta cita mensual con el mundo decorativo está pensada para niños.
Un lugar mágico y especial.
Dispone de mucha luz, calidez en la piedra y en los tejidos, con toques de color y un espacio espectacular para poder jugar.
Si además añades plazas suficientes para traerte a la mitad de tu pandilla a dormir..
¿No es el lugar perfecto?





Si queréis ver el reportaje completo podéis visitar:

Os invito a visitar el resto de las propuestas decorativos de mis compañeros en esta cita mensual



Os enseño también el precioso logo para la nueva andadura de este espacio diseñado por Laura López de
 Littlefew  

QUEDAMOS EN

El nuevo espacio:

Y mis Anteriores

*****

Algún día os enseñaré la mía...
mart a.




11 comentarios:

Luisa María Benito dijo...

Una buhardilla MAGICA y ESPECIAL !!
Qué ganas de ser niña y poder jugar ahí, es una buhardilla llena de encanto!!

Saludos
Luisa

Placeres de Domingo dijo...

Yo no soy muy amiga de las buhardillas, precisamente eso de los rincones y los planos inclinados que a la gente le maravillan es lo que a mi menos me gusta... debe ser que soy un poco cuadriculada!

Noelia Ramos dijo...

Qué preciosidad!! yo desde que era pequeña y vi Heidi quería tener un altillo lleno de paja como ella! jajaja Desde entonces empecé a adorar las buhardillas y los ojos de buey!

WomanToSantiago

Virginia López (VIRLOVA) dijo...

Preciosa elección Marta. Si yo fuera niña jamás querría crecer y dejar esta habitación tan romántica!! Feliz quedada

Amina dijo...

Una elección estupenda para los más pequeños de la casa. Me gusta mucho la idea de la casita. ;)

Casa Atelier dijo...

Una pasada de habitación! Preciosa!!!
un besito!!

Las candelarias dijo...

Hola!! que lugar tan mágico, me gusto mucho mucho.
Me quedo por acá, saludos
Anabela
http://las-candelarias.blogspot.com.ar/

PMOSQ dijo...

Esa casita me tiene enamorada!! Esta habitacion es un sueño.
Besos

LiLa AnD cLoE dijo...

Que bonito escribes Leonardo. ;)

Su. dijo...

dan ganas de ser niña otra vez! Su.
http://trendypastel.blogspot.com.es/

Chus dijo...

La buhardillas tienen un encanto especial y ya con chimenea ni te cuento.Un besito.

Publicar un comentario

habla ahora o calla para siempre...