lunes, 24 de febrero de 2014

24 de febrero de 2014. OLIVE US. La importancia de no tener miedo.



Nadie se ha creído que el viernes empecé mis clases de chelo!
{Que poca credibilidad tengo}

*****

Qué tal?
Por aquí la vida vuelve a ser relativamente normal: los niños al cole yAlonso ya mejorado vuelve a ser él mismo, yo agobiadita perdida porque se echan los eventos encima y veo que no me responde el tiempo como antes y los días pasando sin piedad…

Menos mal que los niños ya se van buscando la vida cada día más y me dejan tiempo para ir centrándome. 
Alonso hasta ha cocinado un día la comida!
De hecho, una de las cosas que más les gusta hacer para entretenerse es cocinar. Este fin de semana planearon hacer petit suisse de una receta sacada del libro de Sandra.
Se fueron solos sin decirme nada a comprar los ingredientes, volvieron y se dedicaron durante más de una hora a prepararlos…
Para alguien que lleva 12 años "sin vida propia", el hecho de tener tiempo, poder salir a la calle y dejarlos en casa un rato, ver como se cuidan a sí mismos o cómo se organizan,  es motivo suficiente para sentir que una oleada de felicidad te sacude y te tira contra la pared.
(me he pasado, no?)
No son perfectos, no somos perfectos, NO, NO SOY PERFECTA, no os voy a contar nuestras penas ni nuestras carencias, que serán como mínimo de las universales y como máximo de estudio, pero hay cosas que una cuenta en voz alta para todo aquel que lo pueda necesitar oír: 
Hay luz después del túnel :0) 

Si siembras, si los haces independientes, si les empujas hacia sus miedos, algún día te sorprenderán yendo a comprar chocolate





mart a.


1 comentarios:

Anónimo dijo...

....y un día te caerán lagrimones bien gordos, mezclados con´inmenso orgullo, al verlos tan independientes seguir su camino.......cuando salgan casa, para irse a vivir a otro sitio........aúnque sólo sea su primer piso de estudiantes en otra ciudad.
Ahora es el tiempo de darles raíces....después de dejarles volar muy alto,
C´est la vie!!
Muchas gracias por tu blog y un saludo desde una casi primaveral Alemania.

Publicar un comentario

habla ahora o calla para siempre...