viernes, 16 de enero de 2015

16 de enero de 2015. LA VIDA ES COMO UNA TARTA.



Hoy he tenido una conversación muy…
Llevo un rato pensando la palabra.
(No es que sea difícil de definir. Es porque no me acuerdo de cuál es. Usaré un sinónimo.)

Hoy he tenido una conversación muy... muy NUTRITIVA de la vida, de nuestro paso por ella, de nuestro aprovechamiento y de cómo sentimos que la aprovechamos.
Podría llevarme párrafos contarla.
O puedo hacer una metáfora en imágenes.

Digamos que la vida es como una tarta
(una caja de bombones se me queda corta).
Puedes dedicarte a mirarla con ojos golosones o ver como se la llevan y se la comen otros.
Puedes quedarte con el trozo más grande o tomar un pedacito.
Puedes preguntar como se hace la tarta o comerla y ya está.
Puedes quedarte con el base azul o llegar hasta la roja.


Sea lo que sea por qué?
 podrías haber hecho otra cosa.
 querrías haber hecho otra cosa.
 no le has quitado ojo a lo que ha hecho el otro?
 te crees que tu decisión es la más exacta y la mejor?
Y sobre todo
 esa decisión te hace feliz?

Creo que con esta metáfora no llego ni por asomo a la conversación.
pero espero que me haya hecho entender y os hayan dado ganas de comeros una tarta. Sin remordimientos.
Por mi parte me voy, a ver si encuentro una pastelería.
Y ya veré que hago con ella.

mart a.

(Fotos de la mesa de tartas de los niños del cumpleaños SuperG que he estado publicando esta semana.)



6 comentarios:

Placeres de Domingo dijo...

Enriquecedora sería la palabra? Por rica, como la tarta... no? ;-)

Sailo dijo...

Pues me la como y ya está, eso sí, me gustaría hacerlo despacito, saboreando, piano, piano... porque últimamente tengo la sensación de que esto vuela (¿será la crisis de los cuarenta? va a ser que sí). Besos guapa!!

Ester Blázquez dijo...

Ahora que lo dices, Marta... Sabes? A mi me pasa algo curioso, al tiempo que desesperante: compro y compro ingredientes para hacer "LA TARTA", pero en el día a día no llego a encontrar NUNCA el momento (indecisión, miedo, inseguridad, etc) de "meterme en harina" y pasa que como, a diario, pedacitos de la tarta sencilla y simple que tengo a mano.
Sin pasar hambre, tengo la sensación de que podría cocinar una tarta mucho más especial, más original, deliciosa, personal y "nutritiva", como tú dices, pero ahí voy, con mi tarta casera, sencila y simple, viendo cómo, a veces, algún que otro ingrediente caduca en la despensa.
He empezado el año renovando los ingredientes necesarios. Tendré la desfachatez, durante los próximos días, semanas, y meses, de disculparme con el típico "es que no he tenido tiempo"?
Qué maravillosas y deliciosas son esas "nutritivas" conversaciones sobre la vida y sus misterios!!
Un beso, bonita!!

LiLa AnD cLoE dijo...

Yo busco los mejores ingredientes, pregunto por la receta a alguien que me parezca el o la mejor cocinero/a, la preparo con ilusión y me la como con deleite. La vida querida Leonardo merece ser vivida a lo grande, celebrando cada minuto y no dejando ni las migas. Te adoro. Menos mal que volviste por aquí. Un beso, Ara.

Irene Efimerata dijo...

Ufff... siempre haces pensar, reflexionar... una parada ante la pantallas, releer tu mensaje, asimilar... Yo, sin tener el gusto de conocerte también te adoro, y también agradezco tu vuelta. Besos, y no vuelvas a dejarnos tanto tiempo solas

Circo Golondrina dijo...

No sé si llegué a entender del todo tu reflexión pero si hay algo que me gusta son charlas nutritivas que llevan a filosofar sobre la vida. Ni hablar que las fotos hablan solitas! Un escandalo de color :o)

Publicar un comentario en la entrada

habla ahora o calla para siempre...