miércoles, 9 de diciembre de 2015

DIY: UNA CORONA DE NAVIDAD NATURAL.




Hola!
Qué tal os ha ido el puente?
Por aquí el catarro y la pérdida se han apoderado de la fiesta y por eso no ha sido especialmente alegre.
Cuando esto pasa y se junta la familia, ya más mermada y tocada, te das cuenta no solo de tu fragilidad, sino de un pasado tan lejano que a veces crees irreal, pero tan cercano que lo puedes hasta oler si cierras los ojos… a tardes de piscina, a bocadillos, a risas, a bingo, a bienestar.

He pasado varios días pensando que mi familia se está difuminando lentamente. 
Pero hoy he dado la vuelta a ese sentimiento y he decidido creer que el concepto no desaparece, se está reinventando.
Ahora son otras tarde de piscina, otros olores y otros niños los que están escribiendo su historia, y soy parte y responsable de eso.
Siempre he creído que aunque es verdad que los protagonistas de la vida van haciendo mutis por el foro, otros salen a escena y esos merecen que sus recuerdos sean esos y no los de unos padres lamentando lo que ya no tienen de su infancia.
Por eso, y a pesar de todo, seguimos poniendo villancicos a todo trapo mientras montamos el árbol, porque la Navidad escribe los mejores renglones de nuestra historia si sabemos leer entre lineas.

Hace una corona?. Estas me gustan más.








treasures and travels holiday wreath

(el viernes os enseño una colaboración especial para alguien especial…!)

mart a.




6 comentarios:

Irene_Efimerata dijo...

La vida...
Bonita reflexión, bonitas palabras y el punto de mira puesto en el futuro, en la esperanza.
Aquí estamos, en la sombra... también en los momentos malos

Ester Blázquez dijo...

... Ese proceso cotidiano. Un abrazo grande, bonita!

mart a. dijo...

Vosotras formáis parte de mi presente inmediato...gracias, como siempre!!!

Casa rural El Caño dijo...

Tus palabras han llegado como lluvia de mayo para mí. Acabo de perder a mi madrina. Ella se ha ido dos meses después de llegar su precioso nieto con los mismos ojos azules que la abuela. Hoy en el velatorio viendo al pequeñín he pensado justo eso. Unos salen de nuestras vidas pero otros entran. Hagamos de la vida un buen lugar para ellos. Fabriquemos hermosos recuerdos para nuestros nuevos compañeros de viaje. Gracias Marta por tus reflexiones en alto.

mart a. dijo...


Esos ojos azules..., ojalá la vida les regale muchos momentos que guardarse en su retina.
Un abrazo muy fuerte [¿]...la vida nos coloca más cerca a todos de lo que nos pensamos.

PALOMA ALVAREZ dijo...

Me encanta leerte... nos toca actuar y ofrecer lo mismo que tuvimos la suerte de disfrutar. Un abrazo enorme

Publicar un comentario

habla ahora o calla para siempre...